martes, 9 de noviembre de 2010

Surcar las aguas




El lugar que visitaremos

"Espero que tu camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas de verano
y que el placer de ver los primeros puertos
traiga una alegría nunca vista.
Procura visitar los emporios de Fenicia
y comprar una bellas mercancías:
madreperlas, coral , ébano y ámbar,
y perfumes placenteros de mil clases.
Ve a las ciudades de Egipto
y aprende de un pueblo que tiene tanto que enseñar"

Con estos buenos deseos del poeta griego *Konstantinos Kavafis, solo nos queda, desandar el tiempo.Como primer destino escogeremos la ciudad de Alejandría, en Egipto.

Aduana (Año?AdeC)

Al desembarcar en el puerto de la ciudad de Alejandro, nos piden con mucha educación los libros que llevamos en calidad de préstamo.Es una orden real que les permitirá quedarse con el original y devolvernos una copia.El original se queda en la biblioteca, por algo se dice que en su mejor época llegó a albergar un millón de libros en papiro.

Biblioteca, parte de todo un conjunto

Ya en el edificio de la biblioteca recorramos las siete salas de investigación, cada una dedicada a un tema diferente. Vayamos a los jardines botánicos, admiremos las fuentes y visitemos el zoológico.Demos un vistazo al observatorio astronómico y luego entremos en el gran salón donde se reúnen los sabios de la época para escucharlos discutir sus ideas:
Arquímedes, Euclides, Galeno , Aristarco, Hipatia de Alejandría...
¡Un lujo de profesores los de este lugar!

Un vacío en la historia

En nuestro recorrido por la biblioteca, tendremos la oportunidad de revisar algunos de los libros a los que la ignorancia les impidió llegar con sus conocimientos hasta nosotros: las tragedias completas de Esquilo,Sófocles y Eurípides, La Historia del Mundo de Berosos, la Historia de Alejandro, escrita por su general de campaña el propio rey Ptolomeo II, las primeras ediciones críticas de la Ilíada y de la Odisea, la segunda parte de La Poética de Aristóteles...


Santuario de las Musas 

Luego iremos al Museo que es parte integral de la Gran Biblioteca, donde algunos de los sabios impartirán sus lecciones.En este lugar estudian cerca de 14000 alumnos.Escucharemos cómo la célebre biblioteca heredó los libros que pertenecían al filósofo griego Aristóteles. En su afán de ampliación, Ptolomeo II la convirtió en la mejor y más famosa del mundo antiguo.



Palabra en ámbar
 
Tomemos un descanso en la parte más alta de la Biblioteca para contemplar la ciudad de Alejandría. Una elevada construcción destaca en la pequeña isla que está frente a la ciudad.
Tiene una base cuadrada y en su cúspide hay un fuego perpetuamente encendido.Se construyó para proteger la navegación por el Mediterráneo.
La isla, no la construcción, se llama Faros en griego; pero con el tiempo la estructura con este propósito, tomará el nombre del lugar.
Far, en catalán
Phare, en francés
Faro, en italiano
Farol, en portugués
Far, en rumano
Faro, en español
Ahora podemos bajar e ir a recorrer la ciudad.


**Di adiós a esta Alejandría que abandonas

Nos despedimos de esta ciudad de artistas y sabios.Una de sus luces guió a los navegantes y la otra irradió de cultura al mundo de la antiguedad. El odio, el terror y el fanatismo,no permitieron su propagación.
Se dice que los libros de la Biblioteca de Alejandría alimentaron durante seis meses las calderas de las termas de la ciudad.
 
Lo mejor en video sobre este viaje está en la siguiente dirección, con un guía excepcional:
http://www.youtube.com/watch?v=vtDGyYOR0JU
Amigos, han sido una excelente compañía en nuestro primer viaje, gracias.

*Konstantinos Kavafis, Alejandría (1863- 1933)
Poesías mencionadas de este autor:
Ítaca (parte del poema)
**El dios de Antonio le abandona (primer verso del poema)









2 comentarios:

  1. Bravo..... me apunto al proximo viaje,ya tengo tiquete en mano.

    ResponderEliminar
  2. Uy me encantó amiga!! te sigo, con un poco de retraso tal vez, pero aquí voy.
    Un beso grande

    ResponderEliminar