miércoles, 17 de agosto de 2011

El Paraíso, ¿aquí, o en la otra esquina?


En busca del Paraíso

_¿Es aquí el Paraíso?-
Pregunta la niña con los ojos vendados a una compañera de juegos que forma parte de un círculo de chiquillas.
_No._ contesta la niña._ Aquí no es. Vaya y pregunte en la otra esquina.
Por mientras las otras pequeñas cambian de posición en la rueda; y el paraíso también.
La descripción anterior forma parte de un juego.

El Paraíso Maorí para Paul Gauguin

El Paraíso en la otra esquina*

El pintor Paul Gauguin dejó a su familia y se fue en busca del Paraíso. Esto no fue un juego. Es parte de la vida de Gauguin. Él pensaba que el Paraíso estaba en las culturas primitivas por lo que se fue a la Martinica, luego a Tahití y después de no encontrarlo, creyó que la otra esquina eran las Islas Marquesas y para allá enrumbó. Él decía que en Las Marquesas el pueblo maorí seguía siendo" orgulloso, libre, bárbaro, pujante pueblo primitivo en comunión con la naturaleza y con sus dioses..."* A su llegada se da cuenta de que si alguna vez el Paraíso estuvo ahí, ya no. Lo primitivo iba desapareciendo y decide rescatarlo a través de sus pinturas; aunque los habitantes mismos de aquellas regiones no lo pensaran así.*

Valle de Orosi

Las Praderas del Cielo**

En diciembre del 2010 puse en este blog, una entrada que titulé "El lugar ideal". Hacía referencia al libro de John Steimbeck, "Las Praderas del Cielo", donde los personajes tienen la idea de que el bello lugar que miran desde lejos bien pudiera ser el mejor lugar para ellos vivir. Los lectores nos hemos dado cuenta que ese lugar está habitado por personajes que creían lo mismo al inicio y luego se dieron cuenta que era un lugar como cualquier otro. Lo paradisíaco es el título y la belleza del sitio que se aprecia en la foto que escogí entonces para el inicio. Aprovecho para contarles que esa foto es de un bello lugar llamado Orosi, en la provincia de Cartago, en Costa Rica.La agregué de nuevo.
Pero sigamos buscando el Paraíso.

 

El Paraíso Recobrado***

El escritor finlandés, Halldór Laxness nos describe el Paraíso a través de su personaje el obispo Didrik:
"_Ahí los islandeses pueden dedicarse a la cría de ovejas, en medio de bosques frondosos y no tienen que preocupase de tormentas ni, por tanto, de beber. Justo en la cima de esa montaña... crece un árbol , inocente y amable, conocido por álamo temblón... Una nueva montaña aparecerá. Es como si la hubiesen recortado con unas tijeras en un papel doblado. La llaman Sierra Benida y por allí sale el sol..."

Didrik se refería a Utah,y reclutaba gente que lo siguiera hasta ella. Steinar Steinsson lo sigue y deja a su familia por tres años. Cuando se establece manda a buscar a su mujer e hijos. La mujer muere de camino y unos hijos diferentes a los que dejó, son los que llegan.

¿Y el Paraíso?

Cuando Steinar decide ir él mismo a reclutar finlandeses y llega a lo que fue su granja, la ve abandonada y destruída. Deja su fardo de lado e inicia su reconstrucción.
Una reconstrucción que tal vez no hubiera sido necesaria si no  la hubiera abandonado en busca del Paraíso al otro lado del mar...¡Una esquina muy lejana!


Aquí

"...Cuando llegamos a África nos preguntamos cómo unos inexpertos universitarios podríamos ayudar en aquella África polvorienta y calurosa ..."
El joven que escribió las anteriores palabras, sí pudo ayudar. Una monja de un lugar de niños para moribundos en Kenia, le instó a tomar en brazos a uno de ellos que lloraba desconsoladamente y le pidió que le diera todo el amor que pudiera. El joven lo tomó en brazos, le cantó, lo arrulló y besó hasta que el niño dejó de llorar. Después de un rato, buscó llorando a la monja para entregarle el niño que había dejado de respirar.
_Le has adelantado un pedacito de cielo_ Le dijo la monja.
Y el protagonista concluye:
_Ahora sé que todos tenemos Kenias a nuestro alrededor para dar amor cada día_
 
Por buscar el Paraíso en la tierra o aspirar a alcanzarlo en el cielo, por lo visto, a menudo se nos olvida que el ser humano tiene la capacidad de ofrecerlo. Es el Paraíso en nuestra propia esquina.

Bibliografía:
* "El Paraíso en la otra esquina" de Mario Vargas Llosa_ Premio Nobel de Literatura del 2010
** "Las Praderas del Cielo" de John Steinbeck_ Premio Nobel de Literatura de 1962
*** "El Paraíso Recobrado" del escritor finlandés Halldór Laxness_ Premio Nobel de Literatura del año 1955


6 comentarios:

  1. Hola amiga, me encantó eso de buscar el paraíso, pero coincido en que a veces tenemos el paraiso en nuestra esquina y no logramos disfrutarlo por andar mirando al otro lado de la cerca en el prado de algún vecino.
    Por otro lado, ese Valle de Orosi, para mí es un lugar como de ensueño, cada vez que tengo algún visitante de otro país con quién pasear, indudablemente enrumbo hacia allí. Orosi ejerce en mí una atracción especial con sus valles y montañas, su verdor, tanta agua que se enmarca entre esas tierras y sus carreteras que dan vueltas, suben y bajan. Será porque me parece como un pueblito de cuento?...
    Espero que te quede el comentario porque muchas veces no logro incluirlo y no sé por qué.
    Un abrazo grande, Lu

    ResponderEliminar
  2. Gracias Lu por andar por estos sitios y por dejar el comentario, que por suerte sí apareció. Orosi es tal como lo describes y uno de los paseos más hermosos y completos que se pueden hacer en nuestro país.
    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Raquel, vieras cómo me gusta venir a su blog, es que me sienta contenta cuando lo leo, sobre todo porque el mío es muy distinto. La felicito.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué palabras más motivadoras, Casandra! Se las agradezco mucho. Estuve de visita en su Blog y lo leí como un llamado de alerta...al que pondré mucha atención.
    Hasta pronto,profetisa.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Raquel, volví porque me dejó usted palabras muy lindas en mi blog y vengo a agradecérselas personalmente con un afectuoso abrazo y no con palabras porque es capaz que no me las cree... por mi maldición de Casandra que usted veo que conoce. Hasta luego (estoy fuera del país).

    ResponderEliminar
  6. Ya me apunté como seguidora de su blog y me gustaría que usted se apuntara en el mío.

    ResponderEliminar