lunes, 14 de marzo de 2011

ACRÓPOLIS


El pequeño marinero

Si descomponemos Grecia veremos que al final no queda más que un olivo, una viña y un barco. Dicho de otro modo, con esos mismos elementos podremos recomponerla.

Donde hay una higuera, hay Grecia. Donde a la montaña se le añade un nombre, hay un poeta.

Un crepúsculo en el Egeo contiene la alegría y la tristeza en dosis tan parecidas que al final no queda más que la verdad.

En las playas de Homero había una felicidad y una majestad que han llegado intactas hasta nuestros días. Y nosotros las sentimos cuando nuestros pies pisan la misma arena.

                                 El pequeño marinero
Elytis Odysseas (Grecia-Nóbel de Literatura 1979)                  

El Rapsoda 

Boleto en mano estamos listos para un viaje en trirreme por el mar Egeo que nos conducirá a nuestro tercer destino. Mucho antes de llegar al Puerto, los rayos del sol de la tarde hacen brillar el bronce de la estatua de la diosa Atenea Prómacos(Guerrera) que nos saluda desde lo alto de la Acrópolis.Hemos llegado al Puerto El Pireo de la Atenas del S.V. A.C. Al atardecer, encontramos sitio entre un grupo de personas que se disponen a escuchar a un famoso rapsoda que viaja de pueblo en pueblo para cantar sus versos; tal y como lo hacía Homero en su tiempo , quien al igual que todos ellos, invocará primero a las musas para que lo ayuden en su preciado y difícil arte:
"_Canta, oh diosa, la cólera del Pélida**Aquiles, cólera funesta que causó infinitos males a los aqueos."***

Diosa Atenea

Ciudad de hombres y dioses
 
El rapsoda seguirá narrando de memoria, las funestas consecuencias de la cólera de un héroe llamado Aquiles, la astucia redomada de Odiseo, la valentía y honor de Héctor, la belleza funesta de Helena, que no era de Troya sino que provenía de Grecia, el liderazgo de Agamenón, conductor de hombres, la sabiduría del anciano Néstor, siempre aceptada y respetada por todos,la participación de los dioses que no se cansaban de intervenir haciéndose presentes en la vida de los humanos, y de pelear entre ellos de forma nada divina.
Como parte de este público espectador, nos sorprendemos, renegamos, nos alegramos, según lo narrado.

 Aquiles y Héctor
Ideal griego

Un sentimiento de tristeza surge en nosotros cuando escuchamos las súplicas de los padres de Héctor para que no se enfrente al poderoso guerrero Aquiles:
"_Héctor, hijo mío, no salgas a su encuentro...si te mata no podré llorarte en tu lecho...ni podrá hacerlo tu esposa porque los veloces perros te devorarán muy lejos de nosotros."
O al escuchar a Héctor decirle a su esposa Andrómaca que le preocupa menos el dolor de los troyanos, de sus padres o de sus hermanos que el de ella, si es que llega a caer la ciudad en manos del enemigo:
"Pienso más en ti, cuando uno de los  griegos con la coraza de bronce,te arrastre sumida en llanto, arrebatándote la libertad...
Que un montón de tierra cubra mi cadáver antes que oiga tus clamores..."


A pesar del miedo que lo hace huir de la presencia de Aquiles, Héctor decide enfrentarse a quien como guerrero lo supera...¿Cómo no hacerlo si es su deber defender a sus conciudadanos y a su familia de este peligroso enemigo? Es el areté, el ideal o excelencia que todo griego trata de alcanzar. Ese y otros muchos valores son parte de la poética narración que finaliza con el majestuoso relato de los funerales de Héctor...Con su muerte y tal como él lo temía, se inicia la caída de su querida ciudad, la legendaria Troya.

Homero
Refugio de héroes y dioses

"El Poema es el refugio natural del héroe
como el cielo es el refugio natural de un dios;
los dioses y los héroes entraban todos en los cielos incendiados de los Poemas Antiguos." ****
Hoy la magia del rapsoda nos recreó ese cielo homérico y hemos sido parte de él.


En Atenas nunca podríamos quedarnos tan solo una tarde. La próxima semana, seremos parte de las fiestas Panatenaicas.¡Que descansen bien para estar en forma!


*Acrópolis, ciudad alta.
**Pélida, se refiere a Aquiles,hijo del rey Peleo.
***Aqueos, nombre de una de las tribus griegas.Primeros versos de la Ilíada.
****Vargas Vila.

2 comentarios:

  1. Hola querida Raquelita, hermoso trabajo el que estás realizando en tu blog... magnífico, me encanta, te dejo un abrazo grande amiga.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Lu por tu visita y por tus comentarios. Espero que pases muy bien.Para ti también un enorme abrazo.

    ResponderEliminar