lunes, 10 de enero de 2011

Un beso en la valija

Un beso

Un hombre se propone regresar a Florencia desde una ciudad muy lejana.En el momento de partir llega una muchacha desconocida también florentina. La joven le pregunta si puede hacerle un pequeño favor que consiste en llevarle un beso muy fuerte de su parte a la ciudad que ambos aman tanto.Es la letra de una canción italiana muy conocida y nostálgica que nos habla del amor por la ciudad natal. Bienvenidos a nuestra segunda travesía mientras los ecos de la melodía van quedando atrás y nos acercamos a la Firenze del SXV.

Florencia, Jardín del Arte

Por las angostas calles de la ciudad seguimos a un chiquillo que se nos ha ofrecido como guía.Llegamos a la Calle de los Pintores donde el niño se detiene para esperarnos frente a un taller artístico. El chico entra y nosotros también.
_ En este taller se presentó Miguel Ángel y le dijo al maestro Ghirlandaio:
_ Quiero aprender aquí con usted pero me tiene que pagar para hacerlo_El maestro no  podía creer lo que le proponía Miguel Ángel que en aquel tiempo tenía 13 años. Al final, admirado por el carácter decidido del joven, el maestro aceptó.
El lugar tiene varias recámaras donde trabajan diferentes artistas. Hay pinturas de temas religiosos y profanos, esculturas de barro cocido, objetos decorados para uso doméstico, trabajos de orfebrería...El joven sigue hablando mientras recorremos las recámaras:
_El padre de Miguel Ángel se oponía a que aprendiese aquí un oficio que creía poco honorable y le restaba categoría a la familia.
_¿Cuánto tiempo se quedó Miguel Ángel aquí?
_Síganme y les contestaré en el sitio donde los voy a llevar.

Jardín de las esculturas

Frente a los muros laterales de la Catedral de Santa María del Fiore y detrás de una puerta, está un gran taller jardín de esculturas.Hasta aquí nos ha traído Bruno que es el nombre de nuestro pequeño guía.Es un sitio muy amplio donde los alumnos trabajan rodeados de fuentes y estanques.
_Cuando Miguel Ángel se enteró que Lorenzo de Medicis  había establecido un taller de escultura en este lugar,deseó venir a estudiar aquí.
_¿Qué pasó entonces?_
_Lorenzo le pidió a Ghirlandaio que le enviase a los dos mejores aprendices que tuviera en su taller.El maestro envió a Miguel Ángel porque sabía lo que deseaba hacer escultura. No sin antes decirle:_ ¡No te olvides nunca que fui tu primer maestro!_
_ Esta vez de seguro que la familia de Miguel Ángel estaba feliz con la decisión_
_ Al contrario estaban muy enojados y su padre le gritó:_¡Picapedrero!, eso es lo que quieres ser._¡Escultor!, le corrigió Miguel Ángel.

Palabra en ámbar

 Llegamos al puente más antiguo de Europa construido totalmente de piedra,el Ponte Veccio,donde quienes exponen actualmente sus productos son los carniceros. Los comerciantes eran autorizados por el bargello (magistrado comunal) a  mostrar sus mercancías sobre largos bancos. Se cree que el término banca rota se originó en este famoso puente, debido a que cuando un vendedor no podía pagar sus deudas, los soldados rompían su banco y el comerciante no podía vender sus mercaderías.Con el tiempo se prohibió a los carniceros realizar sus actividades comerciales aquí y el sitio fue ocupado por los joyeros y comerciantes de oro, cuyos finos y hermosos trabajos denotan la herencia etrusca de los florentinos.

Campanario, Catedral y Puerta

Estamos en lo alto del Campanario desde donde tenemos una de las mejores vistas de la ciudad.Un poco más alto que la cúpula de Santa María del Fiore nos permite verla en todo su esplendor.El arquitecto que la diseñó, Brunelleschi, puso en práctica ideas muy avanzadas para su realización.
_Este Campanile es obra de Giotto_ nos recuerda Bruno_ y agrega:
_Dicen que un día su maestro Cimabue, salió del taller y su travieso alumno pintó una mosca en el cuadro que aquel estaba pintando.Cuando regresó Cimabue, todos los alumnos se rieron mucho cuando el maestro trataba de espantar la mosca.¡Tan real la había pintado Giotto!
Al bajar, aprovechamos para detenernos ante la puerta este del Baptisterio que representa en sus esculturas de bronce, imágenes del Antiguo Testamento:
_Miguel Ángel la llamó La Puerta del Paraíso_
Y la imagen de Ghiberti, su autor, que en vez de firma se encuentra entre las escenas, parece enorgullecerse y decirnos:
_No solo eso, también le gané a Brunelleschi en el concurso para realizarlas_

Escuchar el Arte

Bruno se despide de nosotros antes de que entremos en el Palacio Uffizi, no sin antes advertirnos:
_Escojan cuatro o cinco pinturas y escúchenlas_
_¿Escuchar un cuadro?_
_¡Cierto!,algunos no tendrán nada que decirle, pero otros hasta les llamarán. Piensen ante ellos:
¿cuál les hubiera gustado pintar?, y acérquense para escucharlo.
_Pero solo cuatro o cinco son muy pocos_
_Solo así podrán convertirlos en sus amigos y desearán regresar para hacer otras amistades.
Nunca antes se había dado en un tiempo tan relativamente breve un desarrollo de tan alto nivel en las artes, técnicas y oficios como sucedió en la Florencia de los siglos 14 y 15. Antes de irnos, dejamos de parte de los florentinos inmigrantes y de quienes la admiran y aman, un beso a Florencia, la ciudad que despidió a la Edad Media y le abrió al mundo la Puerta al Renacimiento.


6 comentarios:

  1. bueno mamita...usted el facebook y yo el blog??? espero que sea aca donde debo dejar un comentario...me has regresado a un tiempo memorable de mi paseo por firenze recordando los bellos lugares que una vez un niño tambien me enseño a mi en persona !que recuerdos! un bacio a firenze perque e anche la mia citta!

    ResponderEliminar
  2. Hola Bi,gracias por la visita.Así es, usted al blog y yo a Facebook, quién lo hubiera creído??
    Aprecio mucho el comentario y sí, Florencia es una ciudad encantadora que merece recordarse.
    Besos enormes:
    Mami

    ResponderEliminar
  3. Estimada Raquel: Gracias por pasar por mi bitácora, lástima que no hayas abierto la opción de seguidores, para estar al tanto de tus publicaciones.
    Un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
  4. Me asombré cuando te lei Raque, fijate que buscando qué leer precisamente ayercomencé un libro que se llama "El noveno círculo" de Arnaud Delalande y precisamente el desarrollo de la novela comienza con el arranque del Carnaval de Venecia. Toda una coincidencia n o crees?. Yo sí, así me pasa todo en mi vida, cosas inexplicables que no entiendo pero acepto porque siento que todo en la vida está unido por un hilo.
    Un abrazo amiga querida

    ResponderEliminar
  5. Muy buena Bitácora, me gusto.Saludos

    ResponderEliminar
  6. gracias a vos por pasar por aqui y dejarme tu comentario. saludos.

    ResponderEliminar