martes, 20 de diciembre de 2011

Reino Mágico del Mar


"Que es mi barco mi tesoro,
que es mi Dios, mi libertad;
mi ley, la fuerza y el viento;
mi única patria, la mar"

José de Espronceda
"La Canción del Pirata"

¿Tiene el mar un lenguaje?


Cada susurro de la caracola de mar es una canción diferente
que trae el soplo suave de las corrientes...


El mar se nos presenta con aspecto y colores variados


Corrientes de maravillas marinas azules, verdes, turquesas,
pardas como las del Golfo de California llamado Mar Bermejo,
o las del Mar Rojo con ese color.


"Porque son niña tus ojos
verdes como el mar, te quejas;
verdes los tienen las náyades,
verdes los tuvo Minerva,
y verdes son las pupilas
de las huríes del Profeta."
Rubén Darío

¿Qué dice el mar en sus profundidades?


El mar habla de lejanías,
de inmensidades desconocidas,
de romances y alegorías,


de bellas sirenas y navíos;
de valientes travesías...


Lejanías remotas y misteriosas;
de donde surgen  voces sobrecogedoras
como las de Caribdis,
el mar de los Zargazos, o el Maelstrom.


Allá muy lejos en el Océano Atlántico,
remota pero no ignorada por los escritores antiguos,
la Isla de los Bienaventurados nos susurra su presencia como el
último refugio de míticos personajes como Aquiles, Penélope, Diógenes...
¿A cuál de ellos le  corresponde la espera del próximo barco?


El mar nos transmite un lenguaje tan vasto como él mismo, 
con mensajes diversos para cada quien.
Contemplarlo en su imponente inmensidad, 
es abrir una puerta a la fantasía:



La  marea propicia el beso del agua con la playa;
intercambian secretos
que luego sumergen
en el fondo del mar.


Todas las pinturas excepto una imagen, son de Josephine Wall. Excelente artista cuyas obras me facilitaron esta entrada por su visión mágica del mundo marino.

El video de la versión Ebb Tide,conocida en español como Marea Baja es de Frank Chacksfield, considerada por muchos, la mejor versión instrumental de las conocidas sobre este hermoso tema.



Espero hayan disfrutado de este lenguaje marino que hoy les dejo con mucho cariño, deseándoles que pasen un Próspero Año Nuevo en compañía de sus seres queridos.



jueves, 8 de diciembre de 2011

La Música de las Esferas


"El universo es un gran instrumento  musical.
Las esferas al moverse producen una serie de sonidos
 los cuales no son perceptibles al hombre"
Teoría del Siglo VI A.C.

Foto de Stanislav Volskyi

De acuerdo con la posición de los planetas 
y con su movimiento, así serán sus sonidos.
 Es la armonía musical de los cuerpos celestes.

Pintura del artista Cebarre

Algunos no estaban de acuerdo con esas ideas.
Pero otros personajes las apoyaron,
  e incluso las ampliaron.

Foto de Tunc Tezel

“Entre más rápido sea el movimiento de un astro
más agudo será su sonido... 
por lo que existen intervalos musicales
 bien definidos que están asociados a los diferentes planetas”

NASA

De hecho, Kepler llegó a componer seis melodías
 para cada uno de los seis planetas
 del sistema solar conocidos hasta entonces.

Foto de Mike Rosinski

Al combinarse, estas melodías
podían producir cuatro acordes distintos,
 Uno de ellos sería el acorde producido al inicio del universo,
 y otro, el que sonaría a su término.

Foto de Johannes Schedler_Young Suns

Un sorprendente descubrimiento actual
parece darle la razón a la antigua  teoría de la música de las esferas.

NASA

El burbujeo de la atmósfera de nuestro sol,
lo saca de su estado inicial
 por lo que vibra para recuperar su equilibrio;
lo hace de acuerdo a su composición, tamaño,
densidad y temperatura.

Foto de Stephen Leshin

Ese sonido es único.
Otra estrella, sonaría diferente.

La Bella Durmiente_NASA

No estaba equivocado el poeta Fray Luis de León (1527-8_1591)
cuando comparó la música de un famoso compositor
de su época llamado Francisco Salinas,
con la música de las esferas:

Arp 273_ NASA

“Traspasa el aire todo
hasta llegar a la más alta esfera,
y oye allí otro modo
de no perecedera música,
que es la fuente y la primera.

Y como está compuesta
de números concordes, luego envía
consonante respuesta;
y entrambas a porfía
se mezcla una dulcísima armonía...”



Kepler y los pitagóricos tenían razón.
Por lo pronto, la ciencia ha descifrado las primeras notas
de la Gran Sinfonía del Universo…



lunes, 28 de noviembre de 2011

El libro de la Naturaleza



"_Me siento despreocupadamente cómodo y encantadoramente irresponsable.

Este es el estado de ánimo general
que domina por estos contornos.
Hay un río ...
arrebujado gustosamente en su colcha,
de yerbajos flotantes, (que) parece pensar:


"_ Puesto que es posible pasar sin la menor prisa, ¿por qué he de ajetrearme?"


Las únicas señales de actividad se observan en los patos,
quienes graznando se chapucean de golpe 
y salen inesperadamente arriba de nuevo
 para sacudirse el agua con energía,
como si repetidamente intentaran explorar los misterios
que existen bajo la superficie,
 cada vez sacudiendo las cabezas 
como si tuvieran que informar:

"_¡Nada aquí! Nada aquí!"

La humanidad, con todas sus corrientes 
y confluencias, grandes y pequeñas, 
fluye adelante y adelante, como lo hace el río,
desde su fuente de nacimiento
hasta su mar de muerte...

_"Cuando vengo al campo
dejo de ver al hombre como separado de lo demás."


El paisaje inmenso de cielo ilimitado, nubes densas, 
en fin... lo infinito, dice así:
"_Mi compañero apropiado es una sola persona.
Una multitud sería trivial y distrayente"



 A los niños de la escuela les digo:

"_Aquí tenéis dos maestros: yo el maestro humano
y los árboles, maestros de la Naturaleza"




 "Entrevisiones de Bengala";
es una obra del escritor Rabindranath Tagore.
La Naturaleza como protagonista pasa 
a través de todos sus sentidos
y a veces hasta se funde con ella:

"_Yo debí ser uno de esos árboles
brotados de su suelo recién formado,
alzando mi verde follaje
con toda la frescura de su primer impulso."

...El libro de la Naturaleza es 
una fuente inapreciable de aprendizaje;
más profunda que la palabra escrita, 
decía Tagore; a pesar de haber pasado 
gran parte de su tiempo con sus libros. 


El poeta vivió algunos años en un barco casa
inmerso en esa Naturaleza que tanto amaba.
En la época de invierno
cuando suben las aguas del río, nos dice: 

"_Lo que antes solo podía ver desde la cubierta más alta,
ahora lo veo desde la ventana de mi cabina.
Mi campo de visión se ha hecho más grande...
Antes solo se veían las copas de los árboles...
Hoy todo el bosque es visible."



 De vez en cuando hay que detenerse, 
mirar y admirar la naturaleza;
reflexionar sobre ella y lo que nos dice. 
Tagore aprovechaba esos momentos 
para escuchar al río, a los árboles, a los animales;
aprender de sus lecciones
y luego transmitirlas 
en sus charlas o en sus escritos.


Rabindranath Tagore_ India (1861-1941) 
Premio Nobel de Literatura 1913







sábado, 19 de noviembre de 2011

Pintura y Poesía Floral


*¡Qué hermoso es tras la lluvia
del triste otoño en la azulada tarde
de las húmedas flores
el perfume aspirar hasta saciarse!


Si al mecer las azules campanillas de tu balcón
crees que suspirando 
pasa el viento murmurador,
sabe que oculto entre las verdes hojas
suspiro yo.


**En las noches de abril mansas y bellas 
en  tanto que recuerdas y meditas...



ascienden al azul las margaritas 
y se truecan en pálidas estrellas.


por eso cuando llena de rubores
deshojas margaritas de alabastros
auguran el olvido y los amores...


presienten el futuro: ¡Han sido astros!


Comprenden el amor: ¡Han sido flores!


*Gustavo Adolfo Bécquer
**Amado Nervo

 Flores, pintura y poesía; una hermosa confabulación.

Las pinturas pertenecen al artista Daniel Ridgway Knight (EEUU-1839-1924)

lunes, 7 de noviembre de 2011

Amor a primera vista


El lenguaje de la pintura

Toda pintura tiene un mensaje significativo que ofrecernos.
Esta obra titulada "Baco y Ariadna" pertenece
al pintor italiano Tiziano.

En su lenguaje, nos dice: 
_Mis protagonistas son: el dios del vino llamado Baco
y  Ariadna,la hija del rey de Creta, abandonada en una isla
por un joven llamado Teseo.
Tiziano me pintó en el momento en que Ariadna y Baco se encuentran.

Dos leopardos de las nieves,tiran de la carroza
en la cual viaja el dios del vino...


A la carroza la sigue todo un grupo de alegres personajes
entre quienes destacan
 unas jóvenes llamadas ménades
que van  tocando instrumentos musicales.



La figura musculosa que lucha con las serpientes
representa a Laocoonte y tiene su propia historia.


El cuerpo de Ariadna se estira
en dirección hacia el mar
por donde se fue Teseo en su barco,
mientras ella dormía.
En ese momento ve
por primera vez a quien será su esposo: El dios Baco.
Él salta de su carroza hacia ella en un gesto dramático.
¡Amor a primera vista!



El gordito se llama Sileno
y es el padre adoptivo de Baco,
siempre se le representaba borracho
y montando un burro.
Un personaje coronado con hojas de vid 
agita sobre su cabeza la pata de un becerro
y en la mano izquierda lleva un bastón
con hojas de vid entrelazadas.
Más atrás se ve  la figura borrosa del cargador de un tonel de vino.



Los espíritus de los bosques
son divinidades mitad hombres y mitad macho cabrío.
¿Ven una urna tirada en el suelo sobre un ropaje?
Mírenla mejor:



En ella aparece el nombre de Tiziano
como si fuera una inscripción latina en la urna de oro.
Es su firma: "Ticianus F(ecit)_ Tiziano lo hizo.
Él es uno de los primeros pintores en firmar su obra
y luchó por elevar la condición
social e intelectual de los pintores.

Tiziano Vecellio (1487_ 1576)

Es hermoso el sentimiento de Baco por Ariadna;
acaso un motivo más para apreciar el vino.

domingo, 30 de octubre de 2011

El cuarto de las bacinillas


Historia de las setenta y dos bacinillas


Cuando a Meme se le ocurrió invitar a la casa
a setenta y dos compañeras de colegio,
y dos monjas,sin previo aviso...


"Fue preciso pedir camas y hamacas a los vecinos, 
establecer nueve turnos en la mesa,
fijar horarios para el baño
y conseguir cuarenta taburetes prestados
para que las niñas de uniformes azules
y botines de hombre  no anduvieran
todo el día revoloteando de un lado a otro.
La invitación fue un fracaso,
porque las ruidosas colegialas 
apenas acababan de desayunar
cuando ya tenían que empezar los turnos
para el almuerzo,y luego para la cena,
y en toda la semana sólo pudieron
hacer un paseo a las plantaciones. 
Al anochecer, las monjas estaban agotadas,
incapacitadas para moverse,
para impartir una orden más, 
y todavía el tropel de adolescentes incansables
estaba en el patio  cantando desabridos himnos escolares.

Un día estuvieron a punto
de atropellar a Úrsula, que se empeñaba en ser útil 
precisamente donde más estorbaba.



Otro día,las monjas armaron un alboroto 
porque el coronel Aureliano Buendía
orinó bajo el castaño sin preocuparse
de que las colegialas estuvieran en el patio.


Amaranta estuvo a punto de sembrar el pánico, 
porque una de las monjas entró a la cocina
cuando ella estaba salando la sopa, 
y lo único que se le ocurrió fue preguntar 
qué eran aquellos puñados de polvo blanco.
-Arsénico -dijo Amaranta.


La noche de su llegada,
las estudiantes se embrollaron de tal modo 
tratando de ir al excusado antes de acostarse, 
que a la una de la madrugada
todavía estaban entrando las últimas.
Fernanda compró entonces setenta y dos bacinillas, 
pero sólo consiguió convertir en un problema
matinal el problema nocturno, 
porque desde el amanecer
había frente al excusado una larga fila de muchachas,
cada una con su bacinilla en la mano,
esperando turno para lavarla.



Aunque algunas sufrieron calenturas 
y a varias se les infectaron las picaduras de los mosquitos,
la mayoría demostró una resistencia inquebrantable 
frente a las dificultades más penosas,
y aun a la hora de más calor correteaban en el jardín. 


Cuando por fin se fueron, las flores estaban destrozadas, 
los muebles partidos y las paredes cubiertas de dibujos y letreros,


pero Fernanda les perdonó los estragos
en el alivio de la partida.
Devolvió las camas y taburetes prestados
y guardó las setenta y dos bacinillas
en el cuarto de Melquíades.
La clausurada habitación,
en torno a la cual giró en otro tiempo
la vida espiritual de la casa, 
fue conocida desde entonces como
el cuarto de las bacinillas..."



Gabriel García Márquez
"Cien años de soledad"