miércoles, 15 de diciembre de 2010

El Lugar Ideal

  

Desde Lejos

Imaginen un valle que miran desde un sitio elevado según la siguiente descripción:
"El terreno, abajo, estaba dividido en bancales de verdes árboles, en bancales de granos amarillos y en bancales de tierra violeta. Desde las granjas vigorosas, engastadas en sus jardines, el humo de los fuegos del atardecer flotaba hasta arriba hasta que la brisa del cerro lo barría aseadamente. Los cencerros entrechocaban suavemente en el valle; un perro ladró tan distante que el sonido subió hasta los viajeros en agudos y pequeños murmullos. En la parte baja de la colina una manada de ovejas se había reunido bajo un roble" 

                                                                                              *John Steimbeck

Donde ser feliz

Conozcamos a un grupo de extrajeros que hace una excursión y se detienen para descansar en el sitio donde se domina el valle descrito.Cada quien piensa en lo que le representaría poder vivir en ese lugar. El joven sacerdote se imagina en su pequeña iglesia, sin escuchar pecados feos, porque la gente rural de costumbres sanas no los cometen. Impondría pocas penitencias. Sería amado y respetado por los fieles.
El anciano recuerda que en su vida nunca ha tenido tiempo para pensar y que podría hacerlo en ese hermoso lugar y recopilar lo que ha sido su vida y encontrarle un significado.
El hombre triunfador lo ve como un negocio. Compra ahora todo el valle, luego lo divide y después lo vende.
La pareja de recién casados piensa que sería muy hermoso vivir en ese valle pero no les es posible, ¡lástima!
Y a nosotros,¿ se nos ha ocurrido pensar algo similar cuando hemos llegado a un bello sitio?



Las Praderas del Cielo

*John Steimbeck nos permite bajar al poblado, dejar la lejanía y acercarnos.Incluso nos da la llave para entrar en la vida de quienes lo habitan, así sabremos que algunos habitantes de las Praderas del Cielo (nombre del valle) llegaron buscando un sitio de descanso, otros buscando sanar sus heridas físicas o emocionales, o establecer su parentela, como los turistas mencionados, una solución a sus problemas. Sus habitantes encontraron algo de lo que buscaban al inicio de su llegada pero después también llegaron las penas y las tristezas. Algunos enfermos se curaron y otros no. Otros se establecieron definitivamente cuando comprendieron que vivir en un hermoso sitio no los protegía de los tejemanejes de la vida. Unos cuantos se fueron al no encontrar lo que querían... Los que quisieron sembrar en esas tierras su descendencia terminaron decepcionados cuando sus hijos se fueron hacia otros rumbos.

El Mejor Lugar

Los habitantes del bello paraje llamado Praderas del Cielo no viven un paraíso en sus vidas. No son ni más ni menos afortunados que otros que viven en otros lugares. Desde un sitio elevado y distante solo se observa el bello escenario del poblado y sus tierras y pensamos que nos gustaría vivir ahí porque a la distancia no se miran los problemas, las enfermedades, las desigualdades que separan a unos de otros; no se mira la realidad de la vida.
El lugar no hace la felicidad.Son las relaciones sólidas familiares, las amistades forjadas a sol y lluvia las que nos embellecen el diario vivir.
No hay praderas del cielo como sitio ideal construido, hay que construir día a día ese lugar, sembrar esa parcela con amor y albergar ahí a nuestros semejantes, a nuestros seres queridos, a los que tenemos cerca y a los que no.
El mejor lugar es aquel donde te sientes bien contigo mismo y con los demás.

Queridos amigos, mis mejores deseos de Paz , Amor y Prosperidad para ustedes.
FELICES DÍAS dondequiera que estén.




*John Steimbeck, escritor estadounidense(1902-1968)
Premio Nobel de Literatura 1962. Entre sus obras están:
Al Este del Edén. Las Praderas del Cielo, De ratones y hombres y su obra más conocida: Las Uvas de la Ira